viernes, 9 de mayo de 2014

NOCHE DE VIERNES



Esta noche de viernes
la manta que cubre mi cama
será tierra que me recibe.

Sobre ella crecerán sueños de hierba  
y girasoles trastornados que sólo miran a la luna.
Sus raíces buscan la humedad de la bombilla.

A lo lejos se oye ruido.
El murmullo, que se ha olvidado de mí,
se mezcla con las ganas de ti que nunca tuve.